miércoles, 12 de febrero de 2014

PERRO SOÑANDO

domingo, 17 de noviembre de 2013

Psiquiatra y psicólogos analizan perfil psicológico de los ingenieros

                                           Miguel Vargas Maldonado. 

El psicólogo Domingo Carrasco dijo 
que el presidente del 
partido blanco actúa y toma 
decisiones sin importar 
sus resultados
No es apto para presidir PRD 
Héctor Guerrero Heredia y los psicólogos Domingo Carrasco y Eladio Hernández, parte del equipo de "La Receta Médica de la Z", determinaron este miércoles, tras varios análisis, que el presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas Maldonado, no es psicológicamente apto para desempeñar esa función en la organización.

Para hacer este señalamiento, los expertos se basaron en las teorías planteadas por el neuropsiquiatra inglés Simon Baron-Cohen quien, en sus oficinas de atención a niños autistas, notó que muchos de los menores con los que trabajo eran hijos de padres o abuelos ingenieros.
Carrasco contó que el doctor Cohen envió un protocolo a la asociación de autismo y síndrome de Down de su país y descubrió que la frecuencia profesional más alta con autismo eran, precisamente, en niños con tal ascendencia.

Cohen encontró varios rasgos semejantes entre los ingenieros y los autistas. Entre ellos, los rasgos, figuran: el aislamiento, la falta de habilidades sociales para interrelacionarse con los demás y la poca responsabilidad de la consecuencia de sus actos.

El psicólogo Domingo Carrasco dijo que ve estos rasgos en el presidente del partido blanco, ingeniero Miguel Vargas Maldonado, "sobre todo, en la parte de actuar y tomar decisiones sin importar sus resultados".

“Los ingenieros puede que desarrollen uno o todos esos rasgos. Eso pasa por las 'materas' que conlleva la carrera de ingeniería, sobre todo las asignaturas de matemáticas y física. Los estudiantes de ingeniería, normalmente, se aíslan para poder concentrarse en los estudios físicos”, precisó el especialista.

Dado estos análisis, el equipo de psicólogos, basados en los estudios científicos del citado neuropsiquiatra, concluyeron que Vargas Maldonado no está apto para ostentar el cargo de presidente del PRD, a propósito de los últimos eventos ocurridos en el partido donde un grupo de su facción expulsó a Hipólito Mejía, expresidente de la República, así como a otros dirigentes de la organización.
Frank Pacheco
Z - 101 Digital
http://z101digital.com/app/article.aspx?id=85687

La Receta Médica hace perfil psicológico a Leonel Fernández



21 de Noviembre del 2012
Redacción
El equipo del programa “La Receta Médica de la Z” analizó este miércoles, 21 de noviembre, la conducta psicológica del ex presidente Leonel Fernández en los últimos tres meses, y para esto se basaron en las teorías cognitivas del premio Nobel de economía 2002, Daniel Kahneman.
Héctor Guerrero Heredia y Mario Lama, psiquiatra y ginecólogo respectivamente, invitaron al psicólogo Domingo Carrasco, quien refirió que el ex mandatario Fernández ha hablado más en los últimos tres meses que durante los ocho años de su mandato (2004-2008).
“Las noticias en su contra la está alimentando él mismo. Según Kahneman, cuando el 'sistema dos' está ocupado razonando, buscando soluciones, el sistema uno toma el control de la conducta. El pensamiento automático de Leonel Fernández vendrá por la carga de estrés que está recibiendo”, precisó el experto.
El psicólogo sostuvo que si se analizan las reacciones del ex presidente Fernández, éstas no son juiciosas, poniendo como ejemplo a los peregrinos que caminan desde diferentes puntos del país en su apoyo, calificándolas como “respuestas ridículas”. Consideró, asimismo, que tanto la alocución del ex jefe de Estado como los mítines de apoyo que se han levantado a su favor, irritan más a la sociedad.
Carrasco habló del ex presidente de Perú, Alan García, quien abandonó su país luego de su gobierno, así como del ex mandatario dominicano Hipólito Mejía, indicando que ambos salieron con una fuerte tasa de rechazo y luego pudieron retornar a la política, "de manera sorprendente".
“Lo de Hipólito y Alan García eran verdaderas campañas en su contra, en el caso de Leonel no, ya que se han presentado datos y pruebas, y Danilo lo dijo cuando afirmó que encontró un maletín lleno de facturas”, sostuvo el especialista.
Domingo Carrasco dijo que Leonel Fernández se contempló durante ocho años en el poder y ahora que está fuera su actitud cognitiva es débil y salen las debilidades, "y la no tolerancia a otras personas que él entendía no podían decir nadad de él".


lunes, 17 de junio de 2013

La Receta Médica expone sobre cómo enseñar a los niños a no dejarse manosear
17 de Junio del 2013
Recuerdan a los padres que deben velar, en todo momento, por sus hijos.
Redacción
El equipo de “La Receta Médica de la Z” debatió este lunes sobre la pedo-filia y los niños abusados, exponiendo algunas recomendaciones a los padres a tomar en cuenta a la hora de orientar a los infantes.
En ese sentido, el psicólogo Eladio Hernández sostuvo que lo primero que se debe establecer es la jerarquía en relación de los padres, que tienen derecho a tocar en ciertas partes del cuerpo de los niños y no más.
Comentó que a los pequeños hay que educarlos y enseñarles que no deben recibir regalo alguno de personas desconocidas y “aún conocidas”. Recomendó que si los menores llegan con obsequios al hogar, los padres pregunten ¿de dónde los sacaron? y ¿quién se los dio?
“Hay que tratar de preservar la integridad moral del niño, por eso tenemos que estar atento a todas sus actividades y abrir un marco de confianza con ellos”, precisó el experto en psicología.
De igula forma, el también psicólogo Domingo Carrasco señaló como pertinente caracterizar al individuo que practica esa mala acción. Aseguró que, normalmente, es una persona soltera, que vive sola y no tiene hijos, no posee recursos económicos, o "tiene pocos" y le gustan las películas pornográficas.
“Puede ser un hermano, un primo u otro familiar... Es peor en las familias donde hay pobreza. Cuando un extraño le da un regalo a un niño, la madre se lo agradece, porque no percibe el peligro. La pobreza es el principal depredador del humano”, significó Carrasco.  

domingo, 22 de abril de 2012

La hipótesis de Dios 



 J. R. Albaine Pons 



 Cuando llegué a la Universidad estatal de Kiev a realizar mis estudios de doctorado, no pasaba un día que no me presentasen varias personas: los profesores de la Cátedra de Fisiología Animal y Humana, los investigadores del Instituto de Fisiología de la universidad, los otros aspirantes al doctorado de la cátedra, de otras cátedras de la Facultad de Biología. Y una pregunta se repetía varias veces al día: “que bueno que estás aquí con nosotros José y cuál es tu problema? ¿cuál es tu pregunta?” Yo saludaba tímidamente y respondía: “estoy estudiando”. Antes del mes ya no aguantaba más la situación y me presenté a mi Director de Tesis y le dije: Tengo un problema Dr., ¿qué es un problema?¿qué es una pregunta? Yo no entiendo nada. Mi jefe científico sonrió amablemente y me envió con un papel escrito por él (que no entendí, por supuesto, además de que en ruso las letras de imprenta son totalmente distintas en la forma a las manuscritas) a quien sería mi segundo y directo asesor científico. Para hacer corto el cuento, éste me prestó dos textos en inglés: un pequeño libro de Ivan Pavlov sobre Fisiología y Psicología y otro sobre la investigación científica del francés del siglo XIX Claude Bernard: Introducción al estudio de la medicina experimental. Una semana después (bajo la suposición que me había leído ya ambos libros) me dijo: “tu problema es lo que tú quieres saber, lo que intelectualmente te preocupa y que debes formular como una pregunta. No es algo simple de presentar. El tema puede haber sido ya tratado antes, pero tu pregunta tiene que ser nueva. Y tu respuesta tentativa tiene que poder estudiarse en un laboratorio”. Con el tiempo estudié y comprendí lo que es un problema científico y más ampliamente un problema intelectual. Aprendí la diferencia entre una investigación científica y un levantamiento de datos para tomar decisiones. También aprendí que la respuesta tentativa a un problema científico es lo que se denomina una hipótesis. Mucho se ha escrito sobre lo que es y no es una pregunta y una hipótesis científica y los filósofos de la ciencia y algunos destacados científicos han presentado variadas opiniones al respecto. Como se prueba una hipótesis y hasta donde estamos seguros de estas pruebas es otro campo que también se ha estudiado mucho. Pero eso es hoy y ahora. Hoy una pregunta científica es lo que estudia la ciencia y una hipótesis científica es la explicación tentativa que ofrece la ciencia, que debe probarse (refutarse dicen los filósofos). Pero lo anterior no significa que la humanidad antes de la ciencia no se hiciera preguntas válidas y que no diera respuestas a sus preguntas. Pudiéramos llamar hipótesis vulgares (no me gusta el término) o quizás mejor hipótesis simples a esas respuestas que intentábamos pensar para entender mejor el mundo que habitamos. Todo lo arriba escrito viene al caso por un reciente encuentro entre representantes de dos formas de pensamiento. A fines de febrero en el Reino Unido se realizó, en la universidad de Oxford, un encuentro entre el Arzobispo de Canterbury, R. Williams, (líder espiritual de la Iglesia Anglicana, cuya cabeza oficial es la Reina de Inglaterra) y el genetista, evolucionista, divulgador científico y ateo militante Richard Dawkings, autor de varios libros, entre ellos El Gen Egoísta ( un clásico ya en Ciencias Biológicas); de la definición de Meme, para aquellas ideas que supuestamente evolucionan y se expanden culturalmente y The God Delusion (H. Mifflin Company, Boston, N.Y., 2006). El debate, recordando otro histórico realizado en 1860 sobre la obra de Charles Darwin El Origen de las Especies, fue todo un éxito. Hay que saber que en Inglaterra hay que pagar para asistir a estos eventos y sus derechos se venden a la televisión. Es todo un espectáculo de la alta cultura. Su título fue “Sobre la naturaleza de los seres humanos y la cuestión última de sus orígenes”. Lo que dijeron Williams y Dawkings fue muy comentado en toda la prensa mundial, con encabezados como “el obispo también viene del mono” hasta “la diabólica teoría de la evolución”, como vemos, para todos los gustos. En nuestro país Acento.com, claro, nos trajo noticias del debate en el artículo de opinión “Sobre Dios y nuestros orígenes” del 01 de marzo pasado, por Leonardo Díaz. Una discusión (eso sí, civilizada y ecuánime y con valor de mercado, por supuesto) de este tipo siempre se desliza hacia la “pregunta” sobre la existencia de Dios y sobre su papel en todo lo que existe. Escribe Leonardo Díaz “la pregunta sobre la existencia de Dios es tan antigua como la historia de la humanidad y como todas las preguntas de su naturaleza carecen de auténticas respuestas… pues no son problemas en el sentido estricto del término”. Ese es por supuesto el canon actual. La existencia de Dios no es una pregunta científica, no es un problema científico y por lo tanto la ciencia no tiene nada que opinar al respecto. Pero veamos la idea de que no es una pregunta, sino una respuesta. Y que no fue desde el principio de la humanidad, sino más para acá, desde los griegos. En su erudito trabajo sobre el origen de Dios o mejor con su título ¿Como comenzó la idea de Dios?, de Colin Wells en el Journal of Humanities ande the Clasics, de la Universidad de Boston (Fall, 2010), este muestra como la razón de los griegos fue la primera en proponer un Dios único, de los muchos que tenía la humanidad de entonces y antes, y fueron los mismos griegos quienes se hacían la pregunta sobre la existencia de dioses y los que comenzaron a negarla…pero la dejaron como pregunta. Aunque muchos antropólogos señalan que los primeros dioses fueron animales, prefiero verlos como respuestas a fenómenos naturales. Dios no es un problema, no es una pregunta. Es la respuesta a una pregunta, a la pregunta de “¿cómo fue que apareció todo esto?”; “¿de dónde es que vienen las montañas, los ríos, los animales, nosotros?” Preguntas válidas en los principios de la humanidad, cuando seguramente también nos comenzamos a preguntar ¿Y por qué el sol se va moviendo y se desaparece y reaparece al otro día?, ¿Y por qué la luna y las estrellas aparecen después que se va el sol?; ¿por qué se enferma la gente, se muere la gente, nacen hijos con deformaciones? Todas preguntas válidas para aquellos seres que fueron nuestros ancestros y que luchaban por sobrevivir en condiciones muy adversas y solo con su cerebro como arma de defensa. Las respuestas “naive” que aparentemente se dieron han durado milenios, hasta hoy!... Todos sabemos la respuesta simple, la hipótesis simple al movimiento del sol en nuestro cielo: la Tierra es el centro del universo y el sol gira a su alrededor; todos sabemos lo que costó primero pensar, luego decir y más tarde demostrar sin ninguna duda razonable que es la Tierra la que se mueve. Igual pasó con las enfermedades, eran espíritus malignos, eran mal de ojo y envidia de otros; costó mucho trabajo, y aguantar muchas hogueras, pensar hipótesis alternativas y luego demostrarlas. Hoy día, aún aquellos que siguen pensando en dioses y en demonios, buscan antibióticos cuando se enferman. Y claro, de esas hipótesis simples, de esas respuestas primeras que ofreció la humanidad a lo que veía y a lo que le afectaba, surgieron los que decían las respuestas y se convirtieron en religiosos y formaron las religiones. Por eso muchos científicos nunca han aceptado “El Canon” de que la ciencia nada tiene que decir. Ante la pregunta de si creían en Dios ya muchos han contestado “no necesito esa hipótesis” y es así como el mismo Dawkings encabeza el segundo capítulo de su libro The god Delusion: La Hipótesis de Dios. La ciencia ha demostrado que si tiene y mucho que decir. Una a una hemos tenido la oportunidad de vivir en esta nuestra época como los antibióticos, las vacunas, la genética han ido sustituyendo aquellas hipótesis simples por hipótesis científicas (aunque los genetistas, cuando tienen un hijo, siguen preguntando si ya alguien les ha regalado su azabache al bebé). Se han ido sustituyendo respuestas inocentes por respuestas que resuelven problemas y nos ayudan a vivir más y a vivir mejor. Y me extrañó la discusión con Dawkings, no son los evolucionistas los que han desbancado la última hipótesis simple que sobrevive aún, la existencia de Dios. Han sido los físicos cosmólogos, con el también británico Stephen Hawking a la cabeza (S.Hawking & L.Mlodinow, The Grand Design, Bantam Books, 2010), los que han propuesto una respuesta alternativa y probable. En el Big Bang se creó la materia, el espacio y el tiempo. No hay tiempo antes del Big Bang, por lo tanto no hay causas. El universo se autocreo y no tiene propósito. Los modelos matemáticos inclusive proponen que pudieran existir múltiples universos y estar apareciendo ahora mismo y continuamente. Como dijo el propio Hawking, no hay Dios, no hay “cielo”, no hay vida eterna. Y se puede ser y vivir feliz conociendo eso. El propósito de la vida humana es ser feliz, asegura Fernando Savater, el filósofo ganador del premio Primavera de Novela de Espasa Calpe del 2012 (200,000 euros más publicación), añadiendo que es esa idea su principal contribución al pensamiento filosófico occidental. La ciencia si ha estudiado, y con mucho éxito, aquellas simples hipótesis formuladas por nuestros ancestros en el inicio de elevar su mirada al cosmos, en la sabana, fuera de los árboles. Y la ciencia si puede estudiar, y de hecho lo hace y bastante bien, como han transcurrido, que han hecho, que ha resultado de esas institucionalizaciones de aquellas respuestas simples, que se convirtieron en religiones y creencias irracionales. Qué papel han jugado en la cultura de los humanos y qué problemas han creado y cuales, supuestamente, han resuelto. Claro, la última gran novela que disfrutaron los franceses, escrita por una filósofa de profesión, Muriel Barbery, La elegancia del erizo (Gallimard , 2006; Seix y Barral, 2007, 2009 y 2010 en español) hace hablar a su protagonista así: “Como primates que somos, lo esencial de nuestra actividad consiste en mantener y cuidar nuestro territorio de manera que éste nos proteja y halague, en subir o no bajar en la escala jerárquica de la tribu y en fornicar de cuantas formas podamos-aunque no fuere más que en fantasía- tanto por el placer como por la descendencia prometida.”. Aquí en nuestra media isla la última novela que vi en la prensa anunciándose fue una sobre Judas y su entorno, o sea, el mundo anda por allá y nosotros aquí aún pensando y creyendo en apóstoles y traiciones e idas al “cielo”, sin cohetes ni trajes espaciales. Inclusive se les llama extravagantes o simplemente “atronao” (o uno de muchos sinónimos) a aquellos que insisten en pensar y conocer como se piensa hoy. Bien, por ahí vamos, que se le va a hacer. Otras ideas que se me han ocurrido leyendo sobre ese último encuentro entre la ciencia y la razón y la simpleza de mentes acomodadas espero presentarlas en el futuro, si mis lectores, Acento.com.do y el azar así lo permiten.

viernes, 27 de mayo de 2011

LAS "PROFECIAS" FALLIDAS SOBRE EL FIN DEL MUNDO

Domingo Carrasco







El pasado día 21 de mayo era la fecha prefijada por Camping Harold para el fin del mundo, pero como todos saben, la “profecía” no se cumplió. Una vez más falló el señor Harold, ya le había sucedido en 1994. ¿Qué hace que un profeta que ya había errado consiga crédito público para aventurarse a una nueva “profecía” y encontrar seguidores y creyentes?
Maia Szavalitz publicó el pasado martes 17 de mayo en Time Mgazine el trabajo que lleva por título “Apocalipse Now: Why Believers Will Grow Stronger If the World Doesn't End”. ¿Qué hace que los creyentes acrecienten su fe a pesar de que el mundo no se acabe en la fecha predicha, ¡NI EN NINGUNA OTRA!?
La respuesta nos las da Festinguer (1956) nos dice Szavalitz, al referir un estudio de este autor, “Cuando la profecía falla”, que trata de un acontecimiento parecido al de la “profecía” de Harold. En el 1954 unos practicantes de un culto a los ovnis (objetos voladores no identificados por sus siglas en español) liderados por Dorothy Martin predecían la llegada de platillos voladores para rescatar a los creyentes que se le sumaran en su esfuerzo por salvar vidas. Los no creyentes iban a correr una suerte parecida a la prevista por Harold. Igual que ahora, no hubo fin del mundo, no llegaron los platillos voladores.
La “profetisa” Martin aclaró que el fin del mundo no ocurrió debido a sus plegarias. El resultado que siguió a la explicación de marras fue una efervescencia increíble de proselitismo a favor del culto a los ovnis.
Festinger utiliza su muy conocida tesis de la disonancia cognoscitiva para explicar el paradójico caso de que el fracaso de la “predicción”, lejos de desalentar a los fanáticos, fortalece su fe.
La disonancia cognoscitiva es el sentimiento producto de la discrepancia entre nuestras creencias y la realidad, es el caso de creer una cosa cuando la realidad resulta ser otra totalmente contraria a dicha creencia. Aunque la literatura habla de las situaciones que producen sentimientos desagradables, pienso que la discrepancia entre nuestras creencias, percepciones y expectativas que pudiéramos tener en un momento determinado y la realidad podrían ser agradables en ciertas ocasiones.
Szavalitz señala que la teoría de la disonancia cognoscitiva predice que si alguien invierte o se compromete mucho con un punto de vista o creencia, menor es la disposición de esa persona para abandonar dicha posición cuando la realidad le presenta evidencias contrarias a dicho punto de vista o creencia. También, que si adoptamos comportamientos que van en contras de nuestras creencias y percepciones, modificamos estas últimas y en cambio adoptamos creencias que vayan acorde con el nuevo comportamiento adoptado. Festinger & Carlsmith (1959) citan dos trabajos de investigación de Janis & King (1954; 1956) de cuyos resultados se fundamentan esta predicciones.
Mi amigo, el profesor Manuel Escobar, afirma con mucha frecuencia que “cuando uno finge lo que no es, termina siendo eso, lo que uno no era, lo que imita”.
El aumento de la fe de los creyentes acrecienta luego del fallo de la “profecía” debido a que este contradice las creencias en las que están tan comprometidos, que incluso lo expresan públicamente. En el caso del culto a los ovnis que impulsara la señora Martin, el compromiso de los creyentes era tan grande que sus seguidores renunciaron a sus trabajos, escuelas y regalaron sus bienes económicos, incluso el dinero que poseían; luego del fallo de la “profecía” aumentaron su fe.
La visualización de estos finales catastrófico de la vida en nuestro planeta produce angustia a mucha gente en todo el mundo, incluso suicidios. Lo lamentable del caso es la indiferencia con que las autoridades de salud pública se manejan frente a estos claros atentados a la salud mental pública

jueves, 7 de enero de 2010

LA PELICULA AVATAR Y LA PSICOLOGIA EVOLUCIONISTA

Domingo Carrasco

En la página de Internet de Psychology Today, del 5 de enero de este año, Douglas Kenrick, profesor de Psicología Social en la Universidad del Estado de Arizona de los Estados Unidos de América, publica un artículo con el título “Avatar 3D: Evolutionary Psychology Goes to Hollywood”, en el cual apunta un hecho que podemos considerar como trascendente: la llegada de la Psicología Evolucionista al cine de Hollywood.

El Prof. Kenrick, en su análisis, compara la lectura del Origen de las Especies de Darwin con la recién estrenada película Avatar. Según este análisis, ambas obras nos pueden enseñar algo acerca de la naturaleza humana. La lectura de la obra de Darwin compara la especie humana con otras especies animales no humanas de nuestro planeta, mientras que el film Avatar nos induce a una reflexión similar, al comparar la especie humana con una extraterrestre imaginaria, agrega el profesor estadounidense.

El profesor Kenrick le reconoce al film de James Cameron varios méritos, como son:

1.- La creación de un mundo absolutamente convincente lleno de unos “hermosos humanoides” de color azul, apoyado en recursos tecnológicos modernos.
2.- El hecho de que nos hace “sentir como un niño pequeño que nunca ha visto una imagen en movimiento, ademas de transmitir sutilmente un mensaje más profundo sobre lo que el equipo del Complejo Militar Industrial del siglo 21 puede hacer.
3.-También, el hecho de que armoniza con la psicología del público debido a la forma en que la misma maneja los temas más atemporales.

De la participación en entrevistas a destacados psicólogos evolucionistas como John Alcock, David Buss, Leda Cosmides, Steve Gangestad y Martie Haselton sobre temas evolutivos tratados en el cine, el Prof. Kenrick colige que, hasta ahora, se han abierto las llaves del gran cine para cuatro temas evolutivos profundamente importantes, tales como:

1.- Conseguir pareja,
2.- Llevarse bien con el otro,
3.- Salir adelante, (“echar pa' lante”, decimos los dominicanos, D.C.) y
4.- Ganarse al contrario (esto ya lo reconocia Maquiavelo, D.C.).

El profesor de Psicología Social indica que, así como Ben and Jerry, refiriéndose a la famosa marca de helados, aprovecha nuestras ansias ancestrales de azúcar y grasa, Hollywood ha explotado nuestros deseos ancestrales de:

1.- Conseguir parejas atractivas
2.- Contar con personas de confianza,
3.- Asegurar una buena condición social (status elevado), y
4.- Lograr la seguridad de nuestros bienes (Maquiavelo también reconocía esto, D.C.)

Todos estos temas, objetos habituales en los estudios evolucionistas, tanto en la Psicología Darwiniana, como en todas las ciencias evolutivas, los desarrolla el director de Avatar a través de los personaje encarnados por la dominicana Zoe Saldaña, Jake Sully y el apoyo de los impresionantes recursos de la cibernética.

Kenrick con cuerda con la crítica cinematográfica, en el sentido de que la película no es una obra maestra de la cinematografía, pero al estar basada en criterios psicológicos evolucionistas, cree propicia la ocasión para dar a Avatar un buen recibimiento, un “YES” pudiera decirse, con las manos empuñadas y los dos pulgares hacia arriba, termina diciendo el profesor de Arisona.

Este análisis del profesor Kenrick constituye una buena guía para que el público que asiste a ver la película más taquillera de los últimos tiempos se pueda orientar y agudizar sus observaciones hacia los temas tratados en la misma. Es además, una muestra de la importancia que cobra la Ley de la Evolución de Darwin y de una de sus grandes propuestas: La Psicología Evolucionista. La llegada al cine de esta temática es un indicador de que los temas fascinantes de la Psicología Evolucionista son parte de nuestra modernidad, pese a la resistencia que ofrecen a esta temática los guetos latinoamericanos del conductismo radical, el psicoanálisis y otras llevas aromáticas.